Salir en la prensa’ o ‘salir en los medios’, es el ‘gran sueño’ de muchas personas y de muchas empresas. En realidad no es complicado, siempre y cuando exista algún elemento noticiable, o apreciado por los medios y los periodistas, para difundir.

Si se trata de empresas, la información que se quiera publicar debe ser enfocada en áreas que son cubiertas por los medios, como economía (algunos se refieren a estas noticias como duras), sociedad o comunidad (noticias blandas), cultura, deporte… en fin, de acuerdo a aquello que esté haciendo la empresa y que sea noticiable.

Entonces la pregunta es: ¿qué es noticiable?. La RAE dice que es lo digno de ser publicado como noticia. En periodismo, aquella información que es relevante en sí misma (porque es de interés público, es actual y novedosa, porque afecta a muchas personas, por su cercanía geográfica y porque rompe esquemas, sistemas o la monotonía), también la información en la que interviene un personaje con autoridad o reconocido en el medio; la curiosidad, la rareza, el conflicto y el suspenso (por algo irresuelto) son otros atributos que aparecen a la hora de sopesar los hechos que pueden ser publicados.

El reto del llamado periodismo corporativo es encontrar dentro de la empresa y su actividad esos elementos que le permitan difundir hechos que podrán ser publicados en los medios locales (incluso nacionales) y que no terminarán apilados en el escritorio de algún periodista, o en la bandeja de recibidos de su cuenta de correo electrónico.

Hago hincapié en el verbo ‘podrá’ porque el medio no tiene la obligación de publicar, incluso cuando la nota cumpla con las condiciones ya mencionadas. Del mismo modo, el medio de comunicación se reserva el derecho de editar la información que recibe y de publicar lo que considere necesario, en extensión y posición. Es decir, no porque envié una nota de prensa de tres carillas escritas en Word, saldrá todo el texto o me darán una apertura (la nota más importante de cada página); puede ser que ese contenido sea reducido a un párrafo pequeño en una columna.

No sufra, no significa que su información no interesa (si no lo hiciera no habría sido publicada), pueden haber ocurrido una serie de cosas que solo quien ha estado en una sala de redacción sabe. Tampoco es nada del otro mundo: hay temas más importantes o más noticiables en la agenda de ese día, hay mucha publicidad o simplemente las políticas del medio al que usted envió su nota de prensa asignan ese espacio a ese tipo de información.

 

*Tanya Imaña Serrano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *